La píldora del día después

Postinor, Norlevo y su genérico Levonorgestrel, éstas son las diferentes marcas con las que se comercializa la “famosa” píldora del día después. Su precio: 18,73€

image

Levonorgestrel ¿qué es y cómo actúa?

Es una hormona que se utiliza como anticonceptivo de urgencia en los casos en los que no haya funcionado el método anticonceptivo habitual, ya sea la rotura del preservativo o el olvido de las pastillas anticonceptivas.

Actua:

-impidiendo la ovulación, en el caso en que la relación sexual haya tenido lugar en ese período del ciclo

– aumentando la viscosidad del moco cervical para evitar que los espermatozoides se unan al óvulo, en el caso de que la relación sexual se produzca después de la ovulación.

¿Cómo se toma?

Se debe tomar lo antes posible ya que su eficacia durante las primeras veinticuatro horas es del 95%, entre las siguientes 24-48horas la eficacia es del 85% y entre las 48-72 horas su eficacia disminuye al 58%. Se desconoce su eficacia pasadas las 72 horas.

Las preguntas más frecuentes:

Estoy tomando Yasmin (anticonceptivo mensual) y se me ha olvidado tomarlo dos días, si me tomo la píldora del día después, ¿tengo que seguir tomando el Yasmin lo que queda de mes?

Si estás utilizando pastillas anticonceptivas y se te ha olvidado tomarla algún día y por ello te tuvieras que tomar la píldora del día después, te la puedes tomar con toda tranquilidad y seguir tomando lo que queda de mes tus pastillas anticonceptivas.

Me he tomado la píldora del día después y he vomitado a las dos horas ¿qué hago?

Si al tomar la píldora del día después, se produce el vómito en las tres horas siguientes, hay que volver a tomar la píldora.

Ayer me tomé la píldora del día después y me he despertado con derrames ¿es normal?

Si tuvieras algún derrame, hay que acudir al ginecólogo o consultarlo al médico de atención primaria.

Es normal que la siguiente menstruación, después de haber tomado la píldora del día después, sea más abundante y dure más días.

Por cierto, y citó literalmente el prospecto “en niñas y adolescentes menores de 16años no se ha evaluado su seguridad y eficacia”. Esto lo pongo, porque a pesar de esto, es el grupo de edad de mayor consumo.

image

Antes de que la ley permitiera su venta sin receta, cuando fallaba tu método anticonceptivo habitual, el protocolo era: acudir a un centro de atención primaria y allí, en planificación familiar, un médico te lo recetaba y ya acudías a una farmacia a comprarla, ahora ya no, ahora basta con entrar a una farmacia y pedirla.

En mi opinión esto es un arma de doble filo, por un lado  está muy bien que se facilite el acceso a este tipo de medicamento ya que así se evitan muchos embarazos no deseados, pero ¿qué pasa cuando se pone tan fácil? Pues que muchas pacientes, sobre todo menores, lo están utilizando como práctica habitual, es decir, no utilizo ningún método anticonceptivo porque siempre me puedo comprar la píldora del día después, lo que pasa es que también hay que tener en cuenta que existen unas enfermedades llamadas de transmisión sexual (ETS) que puedes padecer si no utilizas un método anticonceptivo barrera.

Vaya por delante que estoy a favor de la venta de este medicamento a la hora de evitar un embarazo no deseado, todos hemos tenido algún percance a lo largo de nuestra vida, lo que no estoy de acuerdo es que las menores lo tengan tan fácil para comprarla, ya que hay que tener en cuenta que estas pastillas son hormonas y como tal tienen sus efectos secundarios y más en estos grupos de edad en los que la alteración hormonal es muy grande. Por lo menos alguien debería explicarles que este método es algo “excepcional” y que no se puede utilizar a la ligera.

Esta opinión está basada en todas las experiencias que he tenido a lo largo del tiempo, desde la adolescente que se espera hasta que no haya nadie en la farmacia para pedírtela (con la última que me pasó esto, tuve que decirle yo que si lo que quería era la píldora del día después porque la pobre estaba tan agobiada que yo veía que se quedaba conmigo todo el día). Luego están las que ya están más que acostumbradas, lo piden como si estuvieran comprando una caja de aspirinas y además no quieren saber nada de los consejos que les puedas dar, y también están las que los mandan a ellos a que la compren mientras ellas esperan agazapadas en la puerta.

En resumen, la píldora del día después SI, es muy efectiva como método anticonceptivo de urgencia, el único pero son las menores que lo utilizan a la ligera, que las hay y bastantes, a ellas decirles que se informen sobre los efectos de tomar este medicamento y repetir que aunque con él no se vayan a quedar embarazadas tienen que tener en cuenta que existen otras enfermedades, las de transmisión sexual (sida, sífilis, gonorrea) que se pueden contagiar al no utilizar métodos barrera como el preservativo.
Aquí os dejo lo último sobre la píldora del día después, a partir de ahora se dará dw forma gratuita en los centros de planificación familiar de vuestro centro de salud.
https://www.redfarmaceutica.com/noticia/default.cfm?str_action=mostrarNoticiaDestacada&int_idnoticia=28291&int_idSeccion=511

 

 

Estándar

¿MIEDO A LOS GENERICOS?

Vaya por delante que este post es de opinión y como tal, se puede o no estar de acuerdo. Voy a intentar ser lo más imparcial posible, sin ponerme ni del lado del laboratorio que fabrica la marca ni del que fabrica el genérico.

Qué es un medicamento genérico?

Es aquel que tiene la misma composición cualitativa y cuantitativa y la misma forma farmacéutica y cuya bioequivalencia con el medicamento de referencia ha sido demostrada por estudios adecuados de biodisponibilidad.

Y qué es Bioequivalencia? Para que dos medicamentos sean equivalentes deben tener igual dosis y forma farmacéutica y su disponibilidad debe ser similar, de tal manera que en términos de eficacia y seguridad sean esencialmente los mismos.

En otras palabras y utilizando un ejemplo:

El Neobrufen de 600mg 20 sobres, sería la marca de referencia, su genérico sería el Ibuprofeno Cinfa 600mg 20 sobres, es decir el genérico contiene la misma composición y cantidad que la marca (600mg de ibuprofeno) y debe tener la misma forma farmacéutica (sobres)

Cómo sabemos que un medicamento es genérico o marca?

los genéricos se reconocen porque en el envase aparece el nombre del principio activo seguido de las siglas EFG equivalente farmacéutico genérico

image

Por qué son más baratos los genéricos?

El genérico sale al mercado una vez se acaba la patente de la marca de referencia, en España la patente dura diez años, en este tiempo la marca puede amortizar (y con creces) toda la inversión que ha hecho en sacar el medicamento al mercado y en los ensayos clínicos que ha tenido que realizar. Cuando se acaba la patente y sale el genérico, éste no ha tenido que hacer todos los ensayos que hace la marca, lo único que tiene que hacer es demostrar que lo que saca al mercado tiene la misma cantidad de principio activo que es necesaria para una respuesta terapéutica eficaz.

Aquí viene la pregunta del millón

-Si es más barato es por algo, no? Eso es que llevan menos medicamento!

Esta es una de las preguntas más habituales y voy a intentar explicarlo como lo hago habitualmente en la farmacia: El que sea más barato (que ya no lo es) no es porque lleve menos cantidad de principio activo, sino que al genérico se le permite un margen de +/-20% , esto quiere decir que con la misma cantidad de principio activo, su efecto terapéutico puede variar un 20%por arriba o por abajo del de la marca de referencia. Cuando me refiero al genérico, me refiero a él y a las otras marcas que salen una vez acabada la patente de la marca de referencia.

Como ejemplo están las pastillas del colesterol, la marca de referencia sería el Cardyl, el Zarator y el Prevencor serían las marcas que salen una vez acabada la patente y la Atorvastatina EFG sería el genérico. Todos cuestan lo mismo y esto es porque una vez sale el genérico al mercado con un precio, las marcas tienen que bajarse al precio del genérico si quieren seguir estando financiadas por la seguridad social.

image

En mi opinión, un genérico es un medicamento que ha sido aprobado por Sanidad y cuya eficacia ha sido demostrada, el único “pero” que le veo yo es sobre todo en los cambios de medicamentos en tratamientos crónicos, cuando un paciente está tomando Norvas que es un medicamento para controlar la hipertensión y va al médico o a la farmacia y se lo cambian por el genérico que es el Amlodipino, hay que vigilar al paciente ya que ese margen que antes he comentado del +/- 20% en un tratamiento de hipertensión se puede traducir en una subida o bajada brusca al cambiar al genérico. De igual manera que con los medicamentos para la hipertensión, también habría que tener cuidado con los anti epilépticos o con los que actúan sobre el sistema nervioso central.

Aunque sea impopular hay que romper una lanza por los laboratorios que fabrican las marcas ya que son los que investigan y los que realizan todos los ensayos clínicos hasta que son aprobados para salir al mercado. ¿Que no deberían ser tan caros? Pues igual sí, pero España es uno de los países que tiene los precios de los medicamentos más baratos en comparación con el resto de países, un Amoldipino en España cuesta alrededor de 2 euros, en Sudamérica cuesta 37€. De igual forma una Metformina en España cuesta 1,84€ y en Alemania este precio se multiplica por veinte.

Cuando me refiero a que todas las marcas q acaban su patente han rebajado su precio al del genérico, me estoy refiriendo a los medicamentos financiados por la seguridad social, ya que aquellos que no están financiados, sí que existe una gran diferencia entre la marca y el genérico, prueba de ello es la Viagra que dependiendo de la dosis y número de comprimidos ronda los 50€ y su genérico que es el Sildenafilo cuesta menos de la mitad (en este caso ponen menos pegas a la hora de llevarse el genérico)

Por ejemplo, Viagra de 50mg 4 comprimidos cuesta 58,85€ frente al Sildenafilo Mylan que cuesta 25,29€; Viagra de 100mg 4 comprimidos cuesta 60€ frente a su genérico que vale 28,10€; Viagra de 25mg 4 comprimidos cuesta 53,50 y su genérico 34,95€.

En estos últimos años los pacientes se han ido familiarizando con los genéricos, sobre todo porque los médicos de atención primaria ya los están recetando con toda normalidad, la prueba es que cuando vienen a pedir medicamentos como ibuprofeno o paracetamol, ya no te piden Neobrufen o Gelocatil, sino que te piden el “genético”.

Aún así, es todavía muy habitual que cuando estás explicando que los genéricos son iguales a las marcas, los pacientes siempre te ponen el ejemplo del yogur Hacendado y la marca Danone….ahí ya lo das por perdido!!!!!

image

Estándar